Los mejores artistas de música clásica

Establecer un concepto de Música Clásica puede resultar una tarea complicada. De manera general, suele englobar casi todas las composiciones para orquesta. Y aunque es un término bastante extendido fuera de los ámbitos historiográficos o académicos, es bastante impreciso.

Algunos historiadores limitan la producción de Música Clásica entre los años 1550 y 1900. Pero no fue hasta la entrada del siglo XIX cuando el término hizo su aparición.

Otros investigadores y teóricos musicales sostienen que desde el año 1000, en la antigua Edad Media, algunas composiciones musicales ya pueden acuñárseles el adjetivo de “Clásicas”. De igual forma señalan, que la producción de este género se extiende hasta nuestros días, con las variantes tecnológicas y culturales impuestas por cada época.

En cualquier caso, se trata de una manifestación cultural muy importante. El músico “clásico” es un profesional formado en su arte, razón por la cual este género también se define como Música de Tradición Culta o Académica.

La gran diferencia con cualquier expresión musical de origen popular, es la implementación de un sistema de notación simbólica, método gráfico utilizado por los compositores para estructurar sus obras. La improvisación y la espontaneidad están limitadas al mínimo. Aunque en las composiciones, el talento es un aspecto fundamental.

Grandes Compositores de Música Clásica

 A continuación, revisaremos algunos de los compositores de música clásica más importantes.. También repasaremos otros tantos que, si bien sus obras musicales presentan las características propias del género, no vivieron dentro de lo que se conoce como el periodo propiamente clásico, que se ubica entre 1750 y 1820.

 Frederick Chopin (1 de marzo 1810 – 17 de octubre 1849)

Compositor polaco, conocido principalmente por su virtuosismo como intérprete del piano. Es considerado como el representante por excelencia del Romanticismo musical, uno de los periodos más estilizados dentro de la Música Clásica.

Sus composiciones para piano son de las más identificables dentro de la historia universal de las artes. Piezas como La marcha fúnebre o Nocturne Op. 9 No. 2, son verdaderos “clásicos”.

Aunque con menor frecuencia, (también con menor impacto), dejó trabajos orquestales, así como Música de Cámara y Vocal, teniendo al piano siempre como protagonista.

Ludwig Van Beethoven (16 de diciembre 1770 – 26 de marzo 1827)

De los compositores clásicos con producción más vasta y variada. No hubo estilo musical con el que no trabajara.

Si bien sus Nueve Sinfonías representan lo más emblemático dentro de su legado, sus composiciones para piano, así como sus conciertos o sus obras sacras, entre otras, son igual de destacadas.

Su Sonata de Luna Llena para piano, La Quinta Sinfonía o El Himno a la Alegría (Novena Sinfonía), están entre sus composiciones más identificables.

Antonio Vivaldi (4 de marzo 1678 – 28 de julio 1741)

Violinista y compositor italiano, representante del máximo esplendor del periodo barroco.

A pesar de sus múltiples ocupaciones como sacerdote y productor de espectáculos de ópera y conciertos, compuso alrededor de 750 obras, entre las que se suman 400 conciertos y 46 óperas.

Su obra más popular es, sin lugar a dudas, Las cuatro estaciones.

Wojciech Kilar (17 de julio 1932 – 29 de diciembre 2013)

Este compositor polaco alcanzó notoriedad mundial gracias a sus trabajos para cine. Sus composiciones para filmes como Drácula (1993) de Francis Ford Coppola o El pianista (2002) de Roman Polanski son realmente destacables.

Sin embargo, sus obras puramente “clásicas” o académicas son de igual forma, sobresalientes. Destacan dos conciertos para coro y orquesta: Éxodo, compuesto en 1984 y Te Deum de 2008.

Wolfang Amadeus Mozart (27 de enero 1756 – 5 de diciembre 1791)

Junto con Beethoven, es uno de los músicos más influyentes de la historia, incluso bastante más allá del ámbito académico.

Su obra abarcó todos los géneros musicales de la época en la cual vivió. Los estudiosos de su vida y legado afirman que su primera composición la terminó cuando tenía apenas cinco años. Al final de su corta pero fructífera vida, dejó más de 600 creaciones.

Destacar alguna de sus piezas por encima del resto no es fácil. Su Réquiem en Re Menor es de las más representativas.

Richard Wagner (22 de mayo 1813 – 13 de febrero de 1883)

Además de compositor, también fue un destacado director de orquesta y teórico musical. Incursionó con éxito en las letras como poeta, ensayista y dramaturgo.

Más allá de su emblemática obra musical, fue un hombre de pensamiento integral. Desarrolló el concepto de Obra de Arte Total, en la cual se integran todas las manifestaciones artísticas: música, danza, poesía, pintura, escultura y arquitectura.

La fuerza y agresividad sonora de algunas de sus piezas, reflejan lo que fue una personalidad desafiante y siempre polémica.

El holandés errante y La cabalgata de las valkirias, son de sus trabajos orquestales más destacados.

Johann Sebastian Bach (Marzo 1685 –  Julio 1750)

Junto con Vivaldi, su amplia obra musical representa el momento cumbre del periodo barroco. También es uno de los artistas más influyentes dentro del ámbito académico.

Como compositor, se le considera el último gran maestro del contrapunto. Como intérprete prolijo del clavecín, llamó la atención en su época por su capacidad de improvisación frente a las teclas.

Conciertos, sonatas, suites, oberturas, fantasías y variaciones destacan dentro de su vasto repertorio.

Tocata y fuga en re menor y Conciertos de Brandemburgo, son dos de sus imprescindibles obras.

Claude Debussy (22 de agosto 1862 – 25 de marzo 1918)

Este compositor francés dio entrada al siglo XX, con sonidos innovadores para la época.

Considerado como el precursor de la música contemporánea, fue al mismo tiempo un artista que valoró y respetó los sonidos clásicos del pasado.

La suite para piano Claro de Luna es su composición icónica, gracias entre otras cosas, a su recurrente utilización en el cine.

 Richard Strauss (11 de junio 1864 – 8 de septiembre 1849)

Otro músico que abrió paso a las sonoridades contemporáneas.

Marcó pauta con sus Poemas Sinfónicos, composiciones cuya fuente de inspiración se encuentran, casi siempre, en la literatura.

Macbeth, Don Quijote, Sancho Panza y Don Juan, son algunos de los personajes que encontraron su representación musical gracias a este compositor germano.

Su obra más conocida actualmente es Así habló Zaratustra, recreación libre de los escritos del filósofo Friedrich Nietzsche. La notoriedad de esta pieza se debe principalmente a que su abertura fue utilizada por Stanley Kubrick en su ópera cinematográfica 2001: Una odisea del espacio.

 

Fuentes imágenes: YouTube  /  Diario 16  /  WOSU Radio

Comparte para difundir

Si te ha gustado nuestro contenido ahora puedes ayudar a difundirlo en las redes sociales de manera sencilla usando los siguientes botones:

Envía
Pinea
Print

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.