Maestros del cine: Francis Ford Coppola (años 80)

Francis Ford Coppola en el rodaje de "La ley de la calle"

Para Francis Ford Coppola la década de los 80 fue para olvidar. Tras sus éxitos de los 70, en especial las dos entregas de “El Padrino” y Apocalipse now”, el realizador estaba considerado como uno de los mejores directores norteamericanos de la época. Pero, a partir de entonces, sus proyectos personales lo llevaron a la ruina con su productora independiente America Zoetrope por no conectar con el público.

Cartel de "Corazonada"“Corazonada” fue un desastre en taquilla en 1982, lo que le supuso recuperar tan solo 2 millones de dólares de los veinte que había invertido. El hecho de ser un musical y de tener un reparto poco conocido no ayudaron mucho a la hora de vender el filme.

Ese mismo año, Wim Wenders, al que le estaba produciendo el filme “El hombre de Chinatown” lo dejó tirado con menos de un tercio de la producción rodado. Coppola acabó él mismo el filme, aunque mantuvo el nombre de Wim Wenders en los créditos como director.  Coppola, como hombre de palabra, cumplió su parte del contrato.

En 1983 rodó dos cintas sobre uno de sus temas más recurrente la juventud echada a perder, “Rebeldes” y “La ley de la calle”. En ellas dio a conocer a una serie de jóvenes actores que serían las principales estrellas de finales de los 80 y de la década de los 90, como son Patrick Swayze, Emilio Estévez, Tom Cruise, Matt Dillon, Diane Lane o su propio sobrino Nicolas Cage.

Ambas son buenas películas, pero fueron un fracaso en taquilla, lo que obligó a Coppola a tener que aceptar un film de encargo tras ellas.

Cartel de "Cotton Club"Fue en 1984, cuando el productor Robert Evans le propuso que continuara la realización de “Cotton club”, filme que llevaba una semana de rodaje por aquel entonces. Coppola aceptó con la condición de que Diane Lane se sumara al reparto.

De nuevo el cineasta consiguió un filme de calidad, pero que no obtuvo resultados en taquilla. Un auténtico problema, ya que “Cotton Club” fue una producción incluso más costosa que “Corazonada”.

Coppola volvió a conectar con el público con “Peggy Sue se casó” en 1986, aunque la calidad de la cinta deja mucho que desear, el director lo que necesitaba eran resultados en taquilla, ya que se había ganado la fama de derrochador con sus filmes y esto se lo iba a poner difícil a la hora de producir su cine más personal.

En 1987 rueda “Jardines de piedra”, una película que pasa bastante desapercibida, durante el rodaje de esta cinta pierde la vida uno de sus hijos en un accidente, un hecho fatídico que marcará la vida del autor.

Un año más tarde graba un capítulo para la serie de TV “Faerie tale theatre” llamado “Rip Van Winckle”.

Estaban siendo malos años para Coppola, y a diferencia de años atrás ahora el hombre rico era George Lucas y él estaba arruinado. Así que devolviéndole favores pasados, su amigo con su productora Lucas Films le produce “Tucker, un hombre y su sueño” en 1988. El filme era de lo más personal, pero tuvo buena aceptación entre el público e incluso obtuvo tres nominaciones al Oscar.

Para acabar esta década tan variada rueda junto a Martin Scorsese y Woody Allen la película “Historias de Nueva York”. Su episodio “Vida sin Zoe” es calificado por la crítica como el peor de los tres que contiene el filme.


Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.