Entrevista a Darren Aronofsky en Clarín

Antes de la premiación de los Oscars, el director de Pi y Requiem For A Dream, se hizo un tiempo y habló con el diario argentino Clarín sobre su última película “El luchador”, que recogió elogios por doquier y marcó el regreso al estrellato del actor Mickey Rourke.

Darren Aronofsky contó cómo fue trabajar con Rourke, del rodaje y de porqué eligió el catch en lugar del más obvio boxeo, para contar una historia dramática de un héroe caído en desgracia.

En la entrevista también se repasa su carrera como realizador y de su particular modo de retratar el mundo, donde el dolor físico es una constante en toda su filmografía.

Los dejo con una parte de la entrevista, para leerla completa, busquen el link al final de la nota.

¿Cómo se le ocurrió elegir a Mickey Rourke para el papel de The Ram?
Fue como una iluminación, como si me hubiera golpeado un rayo. Pero no fue sencillo. Tuve que lidiar con mucha negatividad de la gente a causa de su reputación. Yo soy fan de Mickey desde hace mucho tiempo, desde que tenía 18 y vi Corazón satánico. Y, como muchos, me preguntaba qué había sido de él. Trabajar con él era un desafío porque el personaje tenía que ser simpático y caerle bien a la gente. Y pensé que aquéllos que lo amaban cuando era una estrella lo iban a seguir queriendo ahora. Más allá de lo cambiado que está, la magia permanece.
¿Es cierto que Mickey Rourke cambió todo sus diálogos?
No es que los cambió. Los diálogos fueron producto de la improvisación. Fue fantástico verlo. El tiene más talento en un dedo que todos nosotros, y puede hacer el trabajo sin esforzarse. Parte de mi trabajo era desafiarlo, empujarlo a cruzar sus límites. El nunca da todo. Le tiene miedo a eso.
Mickey siempre tuvo fama de difícil en los sets. ¿Cómo fue en este caso?
Las cosas cambiaron mucho para él. Cuando lo convoqué fui claro con el esfuerzo y la responsabilidad que implicaban hacer la película. Y él lo entendió perfectamente. Estaba muy contento de ser parte del proyecto. Fuimos claros y honestos el uno con el otro, y eso fue fundamental.
Hay escenas muy fuertes y duras en la película, física y emocionalmente. ¿Cuál fue la más difícil de rodar?
Para él, la escena en la que trabaja en el deli del supermercado. La odiaba, odiaba el parecido del personaje y de la escena con algunas situaciones de su vida, por esa gente que le veía cara conocida pero no sabía bien de dónde. Eso es algo que le pasó en la vida.
Otra actuación increíble es la de Marisa Tomei. ¿Cómo apareció en la película?
Yo fui con su hermano a la secundaria y ella entonces ya era una leyenda porque había trabajado en TV. La conocí después y somos amigos desde hace años. Tomó un rol que podía haber sido unidimensional y le agregó un montón. A ambos le sucede algo parecido y tienen que vivir en un mundo en el que lo real y lo falso se mezclan.
¿Es cierto que un un momento reemplazó a Rourke por Nicolas Cage?
Siempre iba a ser Mickey, pero el problema era que nadie quería financiarla. Y el dinero aparece cuando tenés una estrella. Luego de un año y medio de negativas me empecé a poner ansioso y a hablar con otro actor (no lo nombra a Cage), pero finalmente pudimos cerrar con Mickey.
¿Qué le interesó del mundo del catch?
La línea entre lo real y lo falso. La gente piensa que es todo falso, y en cierta medida lo es, pero también es brutal y los que lo practican se golpean muy duro. Me interesaba eso. La idea original surgió hace muchos años, pero tardé en desarrollarla como siete años. Conocí luchadores que llenaban el Madison Square Garden y que ahora pelean por 500 dólares para 200 personas en pequeñas ciudades. Hace tres que nos sentamos con Rob Siegel a escribir el guión y Mickey apareció en esa época.
El tema del dolor físico está presente en todas tus películas…
Está ahí, aunque no soy consciente. Podés sacar la lucha y cambiarlo por otra profesión y estaría ahí. Acá me interesaba la idea de manipular el cuerpo para hacer arte. Pero el dolor emocional es el que más me interesa. A través de eso la gente se conecta.
Hay otra gran escena que es la de la firma de autógrafos. ¿Cómo surgió?
Fui testigo de una cosa así mientras investigaba. Era una sesión de firma de autógrafos en la que había más gente para firmar que fans. Sabía que tenía que hacer una escena con eso…

Fuente: Clarín


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.