Cine y educación: 'Ser y tener'

Escena de 'Ser y tener' de Nicolas Philibert.

Una escena de la película ‘Ser y tener’ de Nicolas Philibert.

Hoy hablamos de otro título relacionado con la educación, ‘Ser y tener’, que aunque pertenece al género documental más que al del cine, merece la pena, ya que su director, Nicolas Philibert, al que muchos recordaréis por la reciente ‘Solo es el principio’ consiguió en 2002 hacer de éste, un producto de categoría en la cartelera francesa. En ‘Ser y tener’ encontramos las intervenciones de: Georges Lopez, Laura, Guillaume, Julien, Jonathan, Nathalie, Olivier, Alizé, Johann, Jessie, Jojo, Marie, Létitia y Axel, entre otros.

Inspirado en el fenómeno francés de la clase única, “Ser y tener” muestra la vida de una pequeña clase de un pueblo a lo largo de todo un curso, mostrándonos una cálida y serena mirada a la educación primaria en el corazón de la Landa francesa. Un grupo de alumnos entre 4 y 10 años, reunidos en la misma clase, se forman en todas las materias bajo la tutoría de un solo profesor de extraordinaria dedicación. Maestro de la autoridad tranquila, el profesor Georges Lopez conduce a los chicos hacia la adolescencia, mediando entre sus disputas y escuchando sus problemas.
En “Ser y tener” (Filme que se llevó varias nominaciones al César (los Goyas franceses) y una espectacular taquilla pese a ser un documental) vemos como es la vida de una escuela rural francesa, de su profesor, Georges (que ha dedicado su vida a educar generaciones de chicos, y ya casi predice sus movimientos) y de sus alumnos, con el añadido de que todos los alumnos van a una misma clase, desde los pequeños hasta de los últimos años de primaria.

Destacaría del film la facilidad con la que Georges (de temprana vocación) se enfrenta a esa variedad de edades en sus alumnos, esa variedad de problemas planteados y como lo hace de forma abierta, dialogante, comprensivo, atenta, gentil, concienzuda, dedicada, paciente… porque como él dice “le gustan los niños”.

Y redundo una vez más en que les educa con cariño. El cariño es muy importante, el que los alumnos lo sientan facilita mucho más el aprendizaje (siempre con unos límites claro está). Ese cariño, unido a sus cualidades personales y a su experiencia le hace ser un gran maestro. Eso sí, saber hasta donde llega el cariño y donde empieza la disciplina es la cuestión, para que la clase no se te desmadre…

Más información – El documental ‘Solo es el principio’ llega a las salas españolas

Fuente – Los dinosaurios también tienen blog


Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.