Cine y educación: 'El pequeño salvaje'

Jean-Pierre Cargol y François Truffaut en una escena de 'El niño salvaje'.

Jean-Pierre Cargol y François Truffaut en una escena de la película ‘El niño salvaje’.

Hoy hablamos de otro clásico del cine, en este caso del cine francés que encaja a la perfección en nuestra sección ‘Cine y educación’. Se trata como ya habréis adivinado por la imagen superior, de El pequeño salvaje de François Truffaut. Una de las películas más celebradas del cine galo, que nos remonta a 1969, año en el que fue estrenada la película. Una historia, cuando menos interesante, sobre todo para los que tratan con niños con necesidades educativos específicas, el caso del niño de la película las tiene todas…

François Truffaut, acertó con la música de Antonio Vivaldi y también con el reparto, que él mismo conformó junto con el niño Jean-Pierre Cargol, y otros secundarios que también estuvieron a la altura: Jean Dasté, Françoise Seigner, Paul Villé y Claude Miller, entre otros.

Basada en un hecho real relata la historia de un niño salvaje capturado en los bosques franceses y recluido en un instituto de investigación. De vivir como un animal libre pasa a convertirse en un ser rechazado, maltratado y visto como un fenómeno inhumano. Sólo el doctor Itard hará todo lo posible para hacer de él un ser civilizado llevándolo a su propia casa. Transcurrido un tiempo, el niño se encontrará perdido entre su deseo por recuperar su vida salvaje y su nueva etapa junto a su protector.

‘El niño salvaje’ es una de esas películas para las que no importa que pasen los años, ya que décadas después sigue transmitiéndonos a la perfección lo importante de aprender la condición de humano y la importancia de la educación a lo largo de la vida. En “El niño salvaje” vemos al que llaman Víctor (abandonado por sus padres en un bosque) que años después es encontrado por unos cazadores y encomendado al doctor Jean Itard, que se interesa en educarle, socializarle, humanizarle en definitiva, enseñarle un comportamiento civilizado, que sepa escribir, hacerle reconocer objetos, andar correctamente, etc.

La pregunta es ¿Necesita o quiere él esta educación? Él no la pide… Víctor vivía en un hábitat salvaje y el mundo en el que se le intenta hacer encajar es bien distinto. Pero el doctor, convencido de que la educación puede llegar a cualquiera independientemente de su contexto social lucha por conseguirlo. Tras meses de constancia Víctor aprende a comer con cubiertos, a vocalizar, a reconocer su nombre, a reconocer objetos, a andar correctamente…

Víctor comienza su educación entonces en torno a los doce años. Un poco tarde, pero incluso un anciano puede aprender algo en sus últimos años, algo que contribuya a formarle. La edad no importa, hay que educarse a cualquier edad y constantemente, puesto que no hay nadie que pueda decir que está completo en cuanto a educación. Ni lo aprendido permanece intacto… También Jean Itard aprende con Víctor. Jean Itard es un ejemplo del coraje y la constancia que necesita un maestro. Buena película, pese a los menores recursos de la época en que fue rodada. Os la recomiendo.

Más información – La mítica revista Cahiers du Cinema cambia de dueño

Fuente – Los dinosaurios también tienen blog


Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.