Sitges 2015: Crítica de ‘High-Rise’

Atrevida propuesta la de Ben Wheatley, pero la adaptación de la novela homónima de J. G. Ballard ‘High Rise’ no transmite lo mismo que la novela.

Fallida propuesta de este director británico que acude al Festival de Sitges con todo lo que rueda y que cada vez divide más la opinión tanto de la crítica como del público.

Ya sus tres primeras películas, ‘Down Terrace’, ‘Kill List’ y ‘Turistas’ (‘Sightseers’), hicieron que todos nos fijáramos en este director que apuntaba a ser amado y odiado por igual, algo que se confirmó hace dos años con el filme ‘A Field in England’, el cual se llevó galardones como el Premio Especial del Jurado en el Festival de Karlovy Vary.

Este año ha ido un poco más allá al atreverse con la adaptación de un clásico del género distópico como es ‘Rascacielos’ (‘High-Rise’) de J. G. Ballard, y no hacerlo con mucho acierto.

Cierto es que la propia novela es caótica, pero que Ben Wheatley cargo todo el protagonismo en un personaje, el de Tom Hiddleston, deja aún menos claro el argumento, y es que en la novela original esta carga la llevan tres personajes e incluso el desenlace de la historia es narrada en el libro por un personaje que en el libro es un mero secundario, obviando quizá la parte más interesante del relato.

Valoración: 4/10


Sé el primero en comentar