Saga 50 sombras de Grey

Es una de las series literarias con más éxito del siglo XX. La primera entrega publicada en 2011 dejó atrás el récord del libro de bolsillo de ventas más rápidas, hasta ese momento en manos de Harry Potter.

50 sombras de Grey es de esas sagas, tanto la escrita como la cinematográfica, de las que se va a hablar por mucho tiempo.

De Fanfiction a Best Seller

A pesar de los impresionantes números dejados por los cuatro libros hasta ahora publicados, muchos críticos y lectores ávidos no están muy conformes que este universo lleve el adjetivo de “literario”.

A su escritora, la británica Erika Leonard Mitchel, conocida públicamente bajo el seudónimo de E. L. James, se le cuestiona el hecho de que no escribió una historia original. 50 sombras de Grey nació como un “fanfiction” de Crepúsculo, otra serie de libros tan exitosos con el público, como cuestionados por la crítica.

Incluso en los primeros textos, los personajes principales se llamaban Edward Cullen y Bella Swan. Pero la historia derivada impactó tanto, que pronto fue creciendo, ganando en independencia e identidad propia.

En alguna ocasión la mismísima Stephenie Meyer tuvo algo que decir sobre el Sr. Grey. La autora de la saga Twilight señaló que, si bien el género erótico no era su fuerte, consideraba que el trabajo escrito por James a partir de su obra era “genial”.

Mercadotecnia viral

Después de estremecer al público de varias webs de fanfictions, James lanzó su relato a través de un site propio; el impacto fue rápido. El rumor acerca una historia con alto contenido erótico BDSM se extendió como la pólvora.

Todo esto llamó la atención de pequeñas casas editoriales, quienes advirtieron en este nuevo universo una gran oportunidad de negocio. La australiana The Winters’ Coffee Shop logró hacerse con los primeros derechos de distribución. Se lanzó al mercado como libro electrónico y en formato impreso bajo demanda.

Sin presupuesto para adelantar una campaña promocional de medios, su éxito obedeció exclusivamente al “boca a boca”. Muchos expertos en marketing y publicidad le acuñaron el apodo del primer gran éxito de mercadotecnia viral editorial.

¿Porno para mamás?

Una vez convertido en Best Seller y conocido en prácticamente todos los continentes, las agencias de noticias lo calificaron como “porno para mamás”. Esto fue debido a que estudios demostraron que el grueso de los lectores eran mujeres casadas, mayores de 30 años.

Como parece ser natural cuando esta clase de productos culturales tienen gran incidencia social, las polémicas en torno a 50 sombras de Grey han estado siempre rondando. Prohibido y censurado en algunos lugares; cuestionado por mostrar una imagen sumisa y esclavista de las mujeres con respecto al sexo.

Aunque también hay quienes celebran su irrupción en el imaginario colectivo. Para algunos sexólogos, esta lectura despertó en muchas féminas, el deseo sexual que mantenían olvidado. Consideran que las mujeres necesitaban fantasear, así como adentrarse en un mundo erótico, casi pornográfico, destinado exclusivamente para ellas.

50 sombras de Grey en el cine

No hubo que esperar mucho tiempo para que las aventuras del Sr. Grey y la despistada Anastasia Steele llegaran a la gran pantalla. Apenas explotó la bomba, varios estudios y casas productoras de Hollywood salieron tras los derechos para rodar la historia.

Finalmente, Focus Facture obtuvo las licencias de producción y Universal Studios las relativas a la comercialización y distribución. Parte del acuerdo permitió a James asegurarse cierto control creativo dentro del filme.

Para los papeles estelares se reclutó a Dakota Johnson y Charlie Hunnam. Entonces los fanáticos se hicieron sentir con fuerza. Si bien la selección femenina no generó, al menos en un inicio, ni frío ni calor, el rechazo en la elección de Hunnam generó un rechazo casi unánime.

Justo antes de empezar el rodaje, el propio actor anunciaría en un comunicado que, debido a problemas de agenda, se veía obligado a renunciar al personaje. Jamie Dornan fue anunciado en su lugar y con ello las aguas parecieron aplacarse.

Un éxito instantáneo

Bajo la dirección de la semi desconocida Sam Taylor Johnson. Y con un presupuesto, elevado para una película erótica, de 40.000.000 US$, el fin de semana de San Valentín de 2015 se estrenó en los principales mercados globales 50 sombras de Grey, la película.

Más de 500 millones de dólares de recaudación a nivel mundial certificaron un éxito esperado. Los espectadores pese a cierta decepción por lo “edulcoradas” que resultaron las secuencias eróticas, alabaron el trabajo. Y casi como era de esperarse, los críticos “destrozaron” a la película con sus opiniones.

Los aspectos más cuestionados, además de un guion absolutamente plano, fue el trabajo actoral de Johnson y Dornan. Esto a pesar de que, para los fans, escenificaron la representación perfecta de los personajes escritos por James.

50 sombras más oscuras

Exactamente dos años más tarde, el fin de semana de San Valentín de 2017, se estrenó la segunda parte, 50 sombras más oscuras. Sam Taylor Johnson se apartó de la dirección, después de constantes diferencias creativas con E. L. James, la “dueña” del relato. En su lugar se nombró a James Foley. Veterano realizador neoyorquino, con más de 10 títulos en su carrera, pero sin ningún éxito de crítica o público destacable.

Dakota Johnson y Jamie Dornan repitieron sus personajes. Al casting se sumó una veterana actriz que en 1986 escandalizó al mundo con 9 semanas y media, un filme erótico demasiado subido de tono para la época. La ganadora del Oscar, Kim Basinger.

El resultado fue un éxito de taquilla más discreto (poco más de 380 millones de dólares en todo el mundo). Se trató de un filme celebrado por los fanáticos de la saga literaria y dilapidado por la crítica especializada.

50 Sombras Liberadas

 La trilogía del Sr. Grey se completa con 50 Sombras Liberadas. De nuevo, el fin de semana de San Valentín es el escogido para el lanzamiento mundial. James Foley regresa como director, al igual que Johnson y Dornan como protagonistas.

No hay mucho más que agregar. Salvo que puede que esta será la última vez que veamos en alguna pantalla los dramas sexuales-morales de la pareja Grey-Steele. Ya sea en una sala de cine, en formato de serie de TV o a través de algún servicio de streaming.

Al menos, todavía quedará pendiente la adaptación de Grey, el último libro publicado por James. Este tomo no agrega mayor cosa a la historia, salvo que todo es narrado desde la óptica del retorcido y controvertido protagonista masculino.

 

Fuentes de imágenes: Wiki 50 sombras de Grey / Fashion Click


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.