Películas de gángsteres

películas de gángsteres

Entendemos gángster como un criminal de carrera que casi siempre asciende hasta miembro principal de alguna organización criminal. Y no parará hasta convertirse en líder de la misma.

Los gángsteres se han instaurado como figuras emblemáticas dentro de la sociedad. Algunos han recibido el estatus de “Robin Hood” o defensores de los pobres.

En Estados Unidos, estos pandilleros son célebres en toda la extensión del término. Parte de esta notoriedad es gracias a Hollywood, (aunque personajes como Al Capone o Frank Costello tienen “méritos propios”).

Las películas de gángsteres casi siempre son recibidas con entusiasmo por las audiencias.

 Por supuesto, también hay excepciones y fracasos estrepitosos.

El Padrino, de Francis Ford Coppola (1972)

Basada en la novela de Mario Puzo (quien escribió el guion junto a Coppola), El Padrino es la película por antonomasia al hablar de cine de gánsteres.

Ha sido aclamada por la crítica. Son muchas las listas que la tienen en la primera posición dentro de las mejores películas de todos los tiempos.

Ganadora de tres premios Oscar, incluyendo Mejor Película

 El Padrino: parte II, de Francis Ford Coppola (1974)

Para muchos de los fanáticos de esta trilogía, este filme rompe la regla sobre que “las segundas partes nunca son buenas”. Además, buena parte del público la considera mejor que la primera.

Ganadora de seis premios Oscar, repitiendo en la categoría de Mejor Película, además del primero en la carrera de Robert De Niro.

Enemigos Públicos, de Michael Mann (2009)

El agente Melvin Purvis (Christian Bale) es comisionado por J. Edgar Hoover, fundador y primer director del FBI (Billy Crudup) de dar caza a John Dillinger (Johnny Depp).

Basada en la novela homónima de Brayan Burrough, retrata el mito alrededor de la carrera criminal de Dillinger, célebre ladrón de bancos durante la época de la Gran Depresión.

Gangs of New York, de Martin Scorsese (2002)

Una batalla fratricida entre gángsteres, en la Nueva York de mitad del siglo XIX. Dos bandas se enfrentan por el control de la ciudad: los Nativos y los Conejos Muertos, conformados por inmigrantes irlandeses.

Scorsese, quien se “especializó en cine de mafiosos”, a pesar de haber rechazado en los 70 hacerse cargo de la segunda parte de El Padrino, construyó una historia con grandilocuencia épica.

 Ciudad de Dios, de Fernando Meirelles (2002)

Más allá de Hollywood y Estados Unidos, también se cuentan (y se viven) las historias sobre guerras de pandillas.

Producción brasileña que narra el enfrentamiento entre Ze Pequeño y Mané Galinha, dos delincuentes que, al mando de sus respectivos grupos delictivos, buscan hacerse del control de una favela de Río de Janeiro.

Ganadora del Oscar como Mejor Montaje.

Vivir de noche, de Ben Affleck (2016)

Este es el mejor ejemplo de que las películas de gangsters también fracasan. A pesar de un elevadísimo presupuesto y de ser uno de los filmes más promocionados del invierno boreal de 2016, no despertó ningún interés en el público.

Se dice que la renuncia de Ben Affleck a dirigir The Batman, obedece a las millonarias pérdidas que dejó esta cinta.

Sospechosos habituales, de Brian Singer (1995)

A medio camino entre una historia de mafiosos y un thriller, Sospechosos Habituales es quizá el filme mejor valorado dentro de la filmografía de Singer.

Un reparto coral conformado por Gabriel Byrne, Chazz Palmienteri, Benicio del Toro, Kevin Pollack, Stephen Baldwin y Kevin Spacey (Oscar al Mejor Actor de Reparto). Una historia que mantiene en vilo y sin certezas claras al espectador, hasta la secuencia final.

Los intocables de Elliot Ness, de Brian de Palma (1987)

La persecución de Elliot Ness (Kevin Costner) hasta capturar a Al Capone (Robert De Niro), ambientada en la Chicago de principios de la década de 1930.

La película retrata la caída de uno de los íconos del “mal” más representativos dentro de la cultura popular estadounidense.

El Padrino: parte III, de Francis Ford Coppola (1990)

Hubo que esperar 16 años para que Coppola y Puzo completaran la trilogía. Sin embargo, el resultado resultó más bien decepcionante.

Única película de la trilogía en no ganar ningún Oscar, a pesar de haber sido nominada en seis categorías, incluyendo Mejor Película y Mejor Director.

Scarface (El precio del poder), de Brian de Palma (1983)

 Si obviamos las dos entregas de El Padrino, para muchos ésta es la mejor película de gángsteres de la historia.

Narra el ascenso, gloria y caída de Tony Montana (otro mafioso con el rostro de al Pacino), cubano que emigró a Estados Unidos en busca del Sueño Americano.

Dick Tracy, de Warren Betty (1990)

En los años 30, Chester Gould popularizó una famosa tira de prensa, en la que Dick Tracy, un hábil e incorruptible inspector de policía, lucha contra el crimen organizado.

Warren Betty protagonizó y dirigió la que fue la segunda incursión del personaje en el cine. Después de su debut en 1945 en un filme que estuvo a cargo de William Berke.

Al Pacino, Madonna, Dustin Hoffman, Dick Van Dyke y James Caan completan el reparto.

Ganadora de tres premios Oscar, es un filme de gangsters infravalorado y olvidado, a pesar del éxito de taquilla de principios de los 90.

Una terapia peligrosa, de Harold Ramis (1999)

De nuevo Robert de Niro, quien ha encarnó en el cine al mismísimo Al Capone. Y también formó parte del clan de los Corleone. Aquí interpreta en esta comedia a un gánster que debe recurrir a un psiquiatra a raíz de un repentino ataque de pánico.

Malavita, de Luc Besson (2013)

De nuevo Robert De Niro le pone tono de comedia a la personificación de un gángster.

Luc Besson, director y productor francés especializado en el cine de acción, se puso detrás de las cámaras para narrar las peripecias de una familia de mafiosos.

Michelle Pfeiffer y Tommy Lee Jones completan el reparto.

Juego Sucio (Infernal Affairs), de Andrew Lau (2002)

Producción “Made in Hong Kong”. Chang Wing Yan es un agente infiltrado durante 10 años dentro de una peligrosa organización criminal. Al mismo tiempo, Lau Kin Ming, miembro de la misma triada bajo vigilancia, hace vida dentro de la policía.

Una película bien acogida por la crítica cinematográfica especializada, con una amplia difusión a nivel mundial.

Martin Scorsese dirigió en 2006 un también laureado remake de esta película de gángsteres, bajo el título de Infiltrados. Leonardo DiCaprio, Matt Damon, Jack Nicholson, Mark Walbergh, Martin Sheen, Vera Farmiga y Alec Baldwin protagonizaron.

 

Fuentes imágenes: Macguffin007  /  The Navegant Zone

Te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *