Música para yoga

música para yoga

Aunque a muchos pudiesen considerarlo un contra sentido, utilizar música para yoga es una costumbre extendida.

Instructores profesionales de esta práctica milenaria se valen de armonías suaves y agradables, con el propósito de facilitar la concentración entre sus aprendices. Y muchos de los practicantes más experimentados también recurren a ciertos sonidos y compases, para construir el mejor ambiente para sus rutinas de ejercicios.

Una disciplina milenaria

Algunos arqueólogos aseguran haber encontrado indicios de que ya en el siglo XVII a.C., el yoga se practicaba en Asia. Esto gracias a un sello descubierto en Pakistán en donde una criatura antropomorfa aparecía sentada con las piernas cruzadas.

Pero más allá de este dato concreto, cuya interpretación en todo caso es debatible, para los maestros hinduistas el yoga es simplemente eterno. Siempre existió y no es susceptible de marcar en el calendario una fecha de inicio. En la actualidad, hay muchas opciones diferentes, y usar música para yoga es una motivación extra.

Tipos de yoga

yoga

El yoga se divide en varias vertientes, todas persiguiendo un objetivo central común: la perfecta comunión cuerpo-mente. Estas son:

  • Bhakti yoga: su doctrina fundacional es “amar a dios y dios es amor.” Quienes siguen esta disciplina consideran que dios está presenta en cada ser consciente.
  • Hatha yoga: esta es una de las variantes más practicadas en occidente. El cuerpo es la herramienta central para alcanzar el máximo nivel de consciencia y sabiduría.
  • Japa yoga: conocido también con la denominación de yoga con mantras. Se cree que es una de las variantes más antiguas de esta disciplina. Las vibraciones sonoras, a través de mantras (palabras o frases que se cantan en voz alta) forman su eje central.
  • Jnana yoga: quienes se aventuran en este tipo de meditación, aspiran a alcanzar la máxima sabiduría poniendo a debatir a la voluntad con la razón. Uno de sus objetivos es encontrar propósito a la existencia y rechazar cualquier artificio ilusorio.
  • Karma yoga: los practicantes y seguidores de esta variante, se ofrecen a dios sin condiciones y sin esperar nada a cambio. Se debe renunciar a los intereses personales y a los apegos.
  • Tantra yoga: suele catalogarse como una especie de yoga del sexo, aunque este elemento solo es una de las partes de esta práctica. Uno de sus objetivos es transformar el placer físico en disfrute infinito.
  • Laya yoga: dominar los chakras, además de adquirir consciencia de la función de cada uno de ellos, es la premisa de esta variante. También se persigue inhibir el poder de la mente a la hora de actuar y tomar decisiones, dejando todo en manos del corazón.

Otras variantes

  • Raja yoga: Algunos maestros lo catalogan como la forma clásica de esta disciplina hindú. Uno de sus objetivos es alcanzar la divinidad del universo interior. A la hora de practicarlo, su asana o postura tradicional es la flor de loto.
  • Kriya yoga: es una de las técnicas más avanzadas para alcanzar el control mental. La respiración es el elemento clave en la tarea de alcanzar los grados más altos de desarrollo.
  • Sahaja yoga: también conocido como el yoga de la unión con el poder omnipresente del amor divino. Fundado por Nirmalia Srivastrava, es una de las vertientes contemporáneas de esta disciplina ancestral. A través de la meditación simple, se busca alcanzar la consciencia plena del verdadero ser.
  • Anusara yoga: mediante la potenciación de todos los sentidos, se busca percibir al universo como un todo, símbolo inequívoco de la divinidad. De creación reciente (1997), una de sus premisas es “seguir al corazón”.
  • Kripalu yoga: conocido igualmente como el yoga de la auto-aceptación. Reconocer y honrar la singularidad de cada persona es uno de sus objetivos.
  • Yoga aéreo: como lo indica su nombre, esta es una práctica que tiene lugar en el aire. Potenciando la respiración, combina algunas posturas tradicionales del yoga con gimnasia, arte circense y pilates.

¿Cómo suena la música para yoga?

La utilización de música para yoga pasa por algunas consideraciones a tomar en cuenta. Dos de ellos son la personalidad de cada practicante y los objetivos que se persigan.

Aunque el fin último del yoga está en alcanzar el equilibrio perfecto entre cuerpo y mente, esto no cierra la puerta a metas individuales. Algunos de ellos pueden ser el desconectarse del estrés del día a día, descansar la mente o “apagar” los pensamientos. También puede ser una necesidad por simplemente tranquilizarse y relajarse.

Los sonidos ambientales o naturales suelen ser herramientas muy utilizadas en la concesión de estos objetivos. Si bien para muchas personas el cuadro perfecto de una sesión de yoga incluye un paraje paradisiaco a cielo abierto, en el que se respire aire puro, esto no siempre es posible. Para aquellos que no tienen acceso día a día a este tipo de entornos, simularlos es una opción muy válida.

El mar, la lluvia, el ulular del viento o el trinar de los pájaros, son algunos de los sonidos más utilizados.

música relajante

New Age y Música Clásica

Cierto tipo de tonalidades inscritas dentro del New Age musical también son empleadas como música para yoga. Es cierto esta categorización es bastante amplia, pero los acordes tranquilos, que parten de la imitación de ciertos sonidos naturales, son los de uso común.

Sin embargo, para algunas personas, este tipo de ritmos puede tornarse en fuente de distracción. Lo mismo ocurre con un género musical que ha estado relacionado con la concentración y la relajación: la música clásica.

Algunos especialistas consideran que esta distracción obedece a que este tipo de música suele ser muy entretenida en sí misma. Parte de los ejercicios ligados con el yoga y la meditación se centran en aislarse del entorno y concentrarse en el yo interno. Si la música resulta tan agradable que se le presta mucha atención o se siguen sus acordes, los objetivos no son alcanzados.

Música para yoga en Spotify o Youtube

Estas dos plataformas son referencia obligada para conocer las preferencias musicales del público de todas partes del mundo. Incluye también rankings sobre qué clase de canciones son las más empleadas como música para yoga.

Entre los temas preferidos destacan: The introspecting de Pete Kuzma, In my tribe de Eccodek y Still in time de DJ Drez.

 

Fuentes imágenes:  MUSICA RELAJANTE online  /  YouTube  / Música relajante

Te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *