Música italiana

música italiana

El aporte a la cultura y a la historia universal de las artes de la música italiana, empezó incluso tiempo antes que esta nación se fundara.

Pero la música italiana abarca mucho más allá. Algunos historiadores la definen como un arte ecléctico. Con la expansión de las fronteras romanas, se fue alimentando de los ritmos y de los estilos de los territorios conquistados. En paralelo, los músicos italianos no se preocuparon en ningún momento por conservar la pureza de sus sonidos.

Influenciada enormemente por Grecia –como la mayoría de sus manifestaciones artísticas del Antiguo Imperio-, la ópera se ha establecido como el género musical estandarte. Y junto con ella, toda la tradición litúrgica nacida en el teatro.

Incluso, dentro de la propia península itálica, a nivel popular han aparecido manifestaciones musicales diversas. Variedad que no desapareció con la unificación de los distintos reinos en una sola nación.

De Atenas a Roma

Durante el Imperio Romano, la música era un elemento frecuente dentro del día a día, aunque su presencia era en cierta forma, accidental. A medida que nuevos territorios eran conquistados, el quehacer cultural de estas regiones era asumido como propio. Es así como los instrumentos musicales de la Antigua Grecia, sobrevivieron durante los siglos que Europa estuvo subyugada a la hoy capital de Italia.

Sin embargo, las autoridades imperiales no mostraron mayor interés por las tradiciones musicales. En documentos oficiales se hace mención a la presencia de músicos en ceremonias o banquetes. Incluso, la valoración que se hace sobre este hecho es positiva. Pero nunca hubo la intención de perpetuar o desarrollar este arte. Caso contrario a lo ocurrido con la arquitectura o con el teatro.

Aún así, a nivel popular, elementos como la lira, el monocordio, la trompeta y muchos otros, se convirtieron en la columna vertebral de los inicios de lo que puede denominarse como música italiana.

Los avances de La Edad Media

Al tiempo que Roma se dividía y el centro de poder se trasladaba a Constantinopla, en la península itálica la música, como manifestación humana universal, recibía impulsos determinantes.

El primero de ellos fue el nacimiento de los Cantos Gregorianos. De concepción exclusivamente sacramental, se convirtieron en una de las primeras manifestaciones musicales que –aún sin un sistema de notación esquematizado- consiguió instaurar ciertos parámetros.

El segundo hito importante fue la búsqueda y desarrollo de sistemas de notación musical que terminó con el nacimiento del pentagrama.

El Renacimiento y el nacimiento de la Ópera

No hay género que se acomode mejor al concepto de música italiana que la Ópera. Nacida en Florencia en 1600 y rápidamente extendida a otras ciudades como Milán, Venecia o Nápoles.

Justo a mitad de El Renacimiento, su génesis fue un intento de un grupo de músicos, poetas y humanistas reunidos en la Camerata Florentina por reivindicar la Tragedia Griega.

Uno de los momentos más destacados de la Ópera Italiana tuvo lugar durante el siglo XIX. En este periodo, surgió el movimiento Bel Canto (canto bello). De aquí se destacan artistas como Gioachino Rossini, Francesco Bellini o Gaetano Donizetti.

Italia

Pero sin dudas el compositor operístico más emblemático es Guiseppe Verdi. De la pluma del músico nacido en Le Roncole al norte de Italia, son las obras Rigoletto o La Traviata. También adaptaciones de clásicos teatrales de Shakespeare como Otelo.

Esta manifestación escénica continúa todavía omnipresente dentro del quehacer cultural del país de la pasta. Todo turista que se apreste a hacer turismo por el antiguo “ombligo del mundo”, debe acudir a alguno de los múltiples festivales que se organizan anualmente. También es imperativo conocer joyas arquitectónicas como La Scala de Milán o Le Fenice en Venecia. Todos ellos, recintos construidos especialmente para ver y escuchar ópera.

Música Instrumental

A la sombra de la ópera, en Italia se ha gestado un importante movimiento de música instrumental. Todo ello integrado dentro de lo que se conoce como el barroco italiano. Eclipsado también por los compositores y las corrientes nacidas en Austria, Alemania, París o Rusia.

Destaca el trabajo de Antonio Vivaldi y sus conciertos para violín y orquesta Las cuatro estaciones. Otros compositores orquestales sobresalientes son Andrea Gabrieli, Tomaso Albinoni y Dominico Scarlatti. Incluso, compositores como Donizetti o el propio Verdi, también dejaron piezas instrumentales.

La música italiana y su participación en la vida política

A lo largo de la historia, desde la época del Imperio Romano, la música italiana ha tenido participación activa dentro de la vida política de la península anclada en el Mar Mediterráneo.

Ópera

En la antigüedad, las sesiones de las cortes y los parlamentos eran “amenizadas” por algunos músicos. Con la instauración de los regímenes monárquicos, las ceremonias reales –asunciones, nacimientos, bodas, etc.- contaban con música incidental, compuesta especialmente para cada ocasión.

Durante la Unificación de Italia, en el siglo XIX, una ópera de Verdi se convirtió en el himno del Risorgimiento.

Pero la música italiana también ha tenido su vertiente contestataria y revolucionaria. El primer caso de un músico anti sistema fue el de Domenico Cimarosa, quien en 1799 fue forzado al exilio.

Desde finales del siglo XX, los movimientos de música popular se han esforzado por rescatar los orígenes de estos ritmos. Al mismo tiempo, estas tradiciones se han convertido en medios para expresar posturas críticas contra el sistema económico vigente. También en oposición al capitalismo y a las políticas de libre comercio.

Tiempos Modernos

Fiel a su tradición ecléctica, la música italiana continúa siendo hoy día un poco de todo. Con la modernidad han aparecido sobre el pentagrama ritmos como el Rock o el Jazz. Del mismo modo, la era de la globalización ha permitido a un buen número de artistas nacidos en el país de la bota, convertirse en estrellas de talla mundial.

Luciano Pavarotti es de los íconos más destacados. Forjado en la tradición de La Scala de Milán, internacionalizó y comercializó como ninguno, el canto lírico.

Otras voces emblemáticas de la “era pop-rock” actual son Laura Pausini, Eros Ramazzotti, Andrea Bocelli, Jovanotti, Tizano Ferro o Zuchero.

 

Fuentes de imágenes: Rnbjunk Musica  /  20 minutos  /  todas las operas de verdi – blogger

Te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *