Maestros del cine: Quentin Tarantino (años 00)

Quentin Tarantino

Un director que cuanto más se empeña en hacer cine de género más crea un estilo propio. Quentin Tarantino es, sin lugar a duda, uno de los máximos exponentes del cine de autor estadounidense.

El director apareció con el proyecto de “Kill Bill” después de seis años esfumado y las expectativas de todo el mundo eran muy grandes, además había gran desconfianza entre sus adeptos después de la mala aceptación que tuvo “Jackie Brown” su último film hasta la fecha. Las noticias que llegaban del rodaje desconcertaban al público que comenzaba a dudar de si tendría buenos resultados una película de samuráis en la que se derrochaban casi dos mil litros de sangre.

 

Referente a la duración, que era de cuatro horas, la productora no tomó ningún riesgo y seccionó la cinta en dos partes para su proyección. Estrenando la primera parte con el nombre de “Kill Bill: volumen 1” en 2003 y guardando su segunda parte todo un año para estrenarla como “Kill Bill: volumen 2” en 2004. Por petición explícita de Tarantino ambas partes se anunciaban como “La cuarta película de Quentin Tarantino” haciendo referencia a que la concibió como una sola y no como dos, una secuela de la otra.

Para este proyecto el realizador volvió a contar con Uma Thurman, actriz que tan buenos resultados le diera años atrás en “Pulp fiction”. Y como suele hacer en todos sus films Tarantino salvó a una vieja gloria de acabar olvidada, en este caso le tocó a David Carradine, quien sólo había interpretado tres papeles en cintas mediocres desde que abandonara el mítico personaje de la serie “Kun fu: la leyenda continua” en 1997.

La cinta fue un absoluto éxito para el público quien tras ver el primer volumen espero ansioso a que llegara el segundo, que en muchas salas fue preestrenado con sesión doble de ambos volúmenes juntos.

Kill Bill

Otra vez en lo más alto del candelero tras el estreno de las dos entregas de “Kill Bill”, el director decidió tomarse un descanso, como viene siendo habitual en él cuando acaba un film, para escribir, y mientras llegaba la hora de poner en marcha su próximo proyecto era llamado como director invitado en varios lugares.

El 20 de abril de 2004 dirigió un capítulo de “Jimmy Kimmel Live!” y en 2005 un capítulo doble de hora y media de la serie “CSI: Crime Scene Investigation” que fue llamado peligro sepulcral, que tuvo una gran audiencia y en el se podía ver el toque genuino del director. También en 2005 fue director invitado en el film de su compañero y amigo Robert Rodríguez, “Sin City” donde rodó la secuencia de Clive Owen hablando con un Benicio del Toro con la cabeza atravesada por el cañón de una pistola mientras huyen en un coche. Una escena de lo más singular.

En 2007 dos amigos se propusieron llevar adelante un proyecto que recordara las sesiones de antaño, así pues cada uno rodó su film, totalmente independiente el uno del otro, estos dos amigos eran Tarantino y Rodríguez y llamaron a su idea “Grindhouse”. Por su parte Rodríguez rodó una película de zombies al más puro estilo serie B. El otro film era “Death proof” el quinto largometraje que ejecutaba Tarantino tras debutar quince años antes con “Reservoir dogs”.

 Death Proof

El proyecto de “Death Prof.” apareció de la noche a la mañana a diferencia de, por ejemplo “Kill Bill” que se estuvo fraguando durante ocho años, desde que el director y Uma Thurman hablaran de la historia en el rodaje de “Pulp fiction”.

En este film el realizador rescata del olvido a Kurt Russell, un actor que estaba de capa caída desde que el cine de matones como él, Seagal o Van Damme pasaron de moda. Un genial reparto femenino, con la curiosa participación de Zoë Bell, quien fue elegida por Tarantino tras conocerla como doble de Uma Thurman en “Kill Bill”. En el film, Bell se interpreta a ella misma. El film, como todos los del director sorprendió y, como casi siempre, de una forma muy positiva. Tarantino con tan sólo cinco films se afianzaba como uno de los mejores directores en activo.

Tras “Death proof” se comenzaron a oír rumores de que el realizador estaba preparando un film sobre la Segunda Guerra Mundial, pero la gente no daba crédito a tales palabras. Pero era cierto, Tarantino preparaba “Malditos bastardos”, una visión muy particular del tercer Reich. En este film contaba con la interpretación de Brad Pitt, pero las actuaciones que hicieron grande al film fueron las de la francesa Melanie Laurent y el austriaco Christoph Waltz. Waltz se alzó con el Óscar y el Globo de Oro a Mejor actor secundario y el premio a Mejor actor en el festival de Cannes, el Sindicato de Actores premió al film con el premio al Mejor reparto y al Mejor actor de reparto también para Waltz. El film, entre muchas otras nominaciones, recibió ocho para los premios de la Academia de Hollywood. Otro éxito clamoroso de Quentin Tarantino, que va en ascenso, cada vez tiene más adeptos y encandila más a la crítica.

Más información | Maestros del cine: Quentin Tarantino (años 00)

Fuente | wikipedia

Fotos | tierradecinefagos.com walrussinclair.blogspot.com.es mariespectatriz.blogspot.com.es

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.