Las películas de vampiros

Desde que Bram Stoker publicara su célebre Drácula, los hombres que beben sangre humana han aterrorizado a sociedades enteras. Todo arranca en la literatura. Y el cine, espejo de los miedos humanos, no pudo escapar a las películas de vampiros.

Incluso desde antes del novelista irlandés, ya el mito en torno a estos monstruos diabólicos pululaba en el inconsciente colectivo.

Las películas de Vampiro: desde Nosferatu hasta Edward Cullen

Inmortales, como en esencia son los vampiros, su presencia en el cine es inagotable. Cuando parece que ya no hay más nada que agregar al respecto o que el público sació su sed de sangre, aparece una nueva película que revitaliza el género.

 Crepúsculo, de Catherine Hardwicke (2008)

Stephenie Meyer con su novela homónima, no solo regresó a los vampiros a la lista de Best Sellers. También revitalizó las ventas dentro de una industria que empezaba, a mediados de los 2000, a resentir el impacto de las nuevas plataformas. Como complemento, coronaría la época de libros con historias de dramas adolescentes.

Hollywood no tardaría en tomar nota y rápido adaptaron el texto de Meyer a la gran pantalla. Protagonizada por Robert Pattinson y Kristin Stewart, lo que comenzó como una película de bajo presupuesto, dio origen a una de las franquicias cinematográficas más taquilleras de la historia.

Para muchos, la Saga Twilight tiene la particularidad de ser uno de los pocos ejemplos, en que las películas resultan mejores que los libros.

Nosferatu, el vampiro, de F. W. Mornau (1922)

El debut “oficial” de las películas de vampiro, versión no oficial de Drácula. Cine mudo de manufactura germana, en plena ebullición del Expresionismo Alemán. Permaneció oculta por décadas (como un vampiro). Debido a una demanda por violación de derechos de autor interpuesta por Florence Balcombe, viuda de Bram Stoker.

Bram Stoker’s Dracula, de Francis Ford Coppola (1992)

El vampiro más famoso del mundo encontraría su mejor adaptación cinematográfica con esta película. Ha sido reconocida por la mayoría de los críticos y buena parte del público. Protagonizada por Gary Oldman, Winona Ryder, Keanu Reeves y Antony Hopkins. Ganadora de tres premios Oscar (Vestuario, Edición de Sonido y Maquillaje), resultó igualmente un destacado éxito de taquilla.

Entrevista con el vampiro, de Neil Jordan (1994)

Con el resurgir de Drácula en 1992, Hollywood apostó nuevamente con fuerza por las películas de vampiros. Dos años después de la cinta de Coppola, el irlandés Neil Jordan llevaría a la gran pantalla otro célebre libro, aunque de fecha más reciente.

La propia Anne Rice, autora del texto original, coescribió el guion de una película que generó toda clase de polémicas y críticas. Protagonizada por Tom Cruise, Brad Pitt, Kristin Dunst, Antonio Banderas, Stephen Rea y Christian Slater.

Drácula, de Tom Browning (1931)

Ésta es la primera versión oficial de la novela del conde de Transilvania llevada a la pantalla grande. Protagonizada por Bela Lugosi, papel que terminaría marcando su carrera para siempre. Un clásico de cine y para muchos cinéfilos, una obra de culto. Tuvo una secuela: La hija de Drácula, dirigida en 1936 por Lambert Hilley.

Van Helsing, de Stephem Sommers (2004)

Protagonizada por Hugh Jackman, quien empezaba por aquellos años su hasta ahora interminable ascenso al éxito. Inspirado en parte en el Dr. Abraham van Helsing, el mismo que lleva más de un siglo casando a Drácula. En este filme, el personaje termina convertido en una especie de súper héroe medieval, al que le toca cazar vampiros en masa. Además de hombres lobos y otras monstruosidades.

Blade, de Stephen Norrington (1998)

Wesley Snipes interpreta a otro cazador de vampiros, inspirado ahora sí en un cómic propiedad de Marvel. A diferencia de la mayoría de las historias del género, la acción no trascurre en castillos medievales, sino bajo las sombras de una cosmopolita ciudad. Debido al éxito comercial, la cinta dio lugar a dos cintas más, aunque con menor impacto.

A destacar su primera escena en la discoteca donde llueve sangre. Un gran impacto visual, acompañado de una dinámica banda sonora.

Abraham Lincoln: Cazador de Vampiros, de Timur Bekmambetav (2012)

El presidente de Estados Unidos Abraham Lincoln, no solo abolió la esclavitud y preservó la unión de su nación durante la Guerra de Secesión. Según la novela de Seth Graham-Smith, también fue, durante sus ratos libres, cazador de vampiros. Con guion del propio novelista, producida por Tim Burton y dirigida por el ruso Timur Bekmambetav, la cinta no logró generar mayor interés del público.

 Sombras tenebrosas, de Tim Burton (2012)

Tuvo una intensa y costosísima campaña publicitaria. A pesar de ser protagonizada por Johnny Depp y dirigida por Tim Burton, Sombras tenebrosas se convirtió en uno de los fracasos más sonados de 2012. Es además una de las peores películas de vampiros de todos los tiempos.

30 días de noche, de David Slade (2007)

Producida por el ícono del cine de terror Sam Raimi, es una película que explota la obsesión por la sangre, hasta niveles gráficos bastante fuertes. Protagonizada por Josh Hartnett, quien interpreta al sheriff de un pueblo en Alaska en donde en invierno no sale el sol durante 30 días continuos. Durante esas interminables noches, a los pueblerinos solo les toca sobrevivir a una horda de chupadores de sangre atroces y despiadados.

Vampiros, de John Canperter (1998)

Especialista en películas de miedo, el director estadounidense John Carpenter pone la nota western con esta cinta. Un grupo de cazadores de vampiros católicos, liderados por James Wood deben proteger una antigua reliquia y evitar que caiga en las manos del mal. Básica en su concepción y pragmática en su puesta en escena. Terror en estado puro.

Vampiros en La Habana, de Juan Padrón (1985)

El cine cubano, en coproducción de RTVE de España, regaló una de las cintas más frescas y originales sobre estos oscuros personajes. Considerada una de las 50 mejores películas iberoamericanas de todos los tiempos.

Hotel Transilvania de Genndy Tartakevsky (2012)

Las películas de vampiros también hacen parte del cine animado. La más famosa (por lo menos en lo que respecta a recaudación de taquilla) es Hotel Transilvania de Genndy Tartakevsky (2012). Está protagonizada por Adam Sandler, quien presta su voz a un Drácula devenido en gerente de hotel y padre sobreprotector.

 

Fuentes imágenes: Operation Tubetop   / Videodromo  / Nerdist


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.