Escuchado música zen. En la búsqueda de la meditación interior

zen

¿Cómo son la meditación zen y la música zen? Al contrario de lo que muchas personas puedan creer, no se trata de un tipo de gimnasia o terapia mental para curar determinadas enfermedades o patologías mentales. Se trata fundamentalmente de conseguir el equilibrio y un bienestar interior y exterior.

La idea clave es la generación de estímulos en nuestro cerebro y nuestra consciencia. Este tipo de sensaciones o estímulos van a influir en nuestro día a día, en la forma que tenemos de experimentar emociones y de analizar la realidad que nos rodea.

¿Qué ocurre en nuestro cerebro con la música zen?

Como sabemos, nuestro cerebro tiene dos hemisferios, el izquierdo y el derecho. En el izquierdo se pueden manifestar las funciones intelectuales y sociales. En el caso del derecho, allí se generan nuestras emociones y los aspectos no verbales, asimilando las llamadas “leyes naturales”.

A nivel de consciencia, se trata de que ninguno de los dos lados del cerebro sea el dominante. Normalmente se produce la integración de ambos hemisferios, potenciada con una postura del cuerpo y respiración adecuadas.

La meditación y la música zen ayudan a esta integración.

zen

 

Orígenes y definición de zen

Zen es una corriente budista que nace en la India y tiene su desarrollo en China. A partir de su creación, surgieron doctrinas diferentes, que se fueron extendiendo por toda Europa como sonidos saludables, incluso medicinales.

Básicamente, el zen busca la iluminación mediante técnicas de meditación que desarrollan el despertar espiritual, la serenidad y la tranquilidad.

Los beneficios de la música zen

Las melodías que componen la música zen nos van a ayudar a relajar nuestra mente, ofreciéndonos tranquilidad.

  • Reducción de dolores. Entre los beneficios de la música zen está la reducción de los dolores de tipo crónico. Las razones que explican esto pasan porque la música zen puede liberar endorfina y actuar como un auténtico analgésico para nuestro cuerpo. En cuanto a la ansiedad y el estrés, está demostrado que la música zen ayuda a liberar los niveles de ambos estados.
  • Un refuerzo para la salud. Entre los efectos de la música zen y relajante está la posibilidad de calmar la presión arterial y el ritmo de nuestro corazón. Con ello se disminuyen los riesgos de problemas para la salud.

zen

  • Hay estudios que han demostrado que este tipo de música puede incluso tener efectos para mejorar las células del cuerpo y los tejidos que forman nuestros pulmones.
  • En el cerebro, la música zen nos ayuda a concentrarnos, partiendo de un estado de serenidad. Con ello se estimula la creatividad.
  • El rendimiento que obtendremos en nuestras actividades será mayor si las realizamos escuchando música zen. Seremos conscientes de que esta música nos ofrece la motivación adecuada para realizar estas actividades. 
  • Mejoras para el sueño. La música zen es ideal para influir en un sueño reparador, basado en un estado relajante de nuestro cuerpo.
  • Mejora en la autoestima personal. Otro de los beneficios importantes de la música zen es que potencia el auto control y ayuda a vencer la timidez, ideal para personas introvertidas.
  • El optimismo puede potenciarse. Con melodías musicales de este estilo, nuestro ánimo puede ser más positivo, mejorándose los recuerdos felices que todos tenemos.

Diferentes estilos de música para relajarse

  • Como hemos visto, la música zen es muy positiva para la relación de nuestro espíritu y conseguir esa serenidad y plenitud que necesitamos en nuestras vidas. En su instrumentación, se basa de sonidos que provienen de la naturaleza y a partir de instrumentos de muchos materiales diferentes. En cuanto a sus sonidos, la música zen ofrece sonidos suaves, progresivos, cristalinos.
  • La música clásica ha sido tradicionalmente un canal de relajación.
  • Hay diferentes tipos de música para meditar, como es el caso de melodías para acompañar al reiki.
  • Hay canciones románticas, como es el bolero, que también sirven para la meditación.
  • Música africana. Este estilo musical se basa sobre todo en sonidos de animales y de la naturaleza. Sin embargo, también hay que tener en cuenta que cada persona es diferente y la música africana puede resultar relajante únicamente para algunas personas.
  • La música celta. Las gaitas y las arpas provienen de la antigua Europa, y forman todo lo que conocemos como la música celta. Toda una serie de melodías relajantes.
  • Música del espacio. Entendemos por música del espacio un estilo que combina sonidos digitales, arpas y de otros instrumentos.
  • Música tibetana. Este tipo de música es discreta, relajante, y también nos servirá para desconectar la mente y llevarnos a lo más profundo de la meditación.

La suavidad de la música zen

Los tonos que se contienen en la música zen tienen que servir de estímulo para el usuario. A modo de ejemplo, si el usuario utiliza esta música como fondo musical a la vez que utiliza un micrófono, los tonos musicales no deben interferir con que se escuche bien su voz. De esta forma, los tonos zen favorecerán la concentración y la concentración, pero no deben ser molestos.

Lo ideal es que el usuario no utilice la misma melodía de una forma repetida, sino que los sonidos y melodías van a ir sucediendo para no generarse estrés. Con esta variedad se consigue facilitar la relajación.

Instrumentos música zen

koto

Los instrumentos para esta música se asocian a los tradicionales japoneses. Entre ellos, podemos destacar:

  • El koto es una cítara alargada, que se compone de trece cuerdas y trece puentes para una afinación apropiada. Se parece al guzheng chico y al gayageum de Corea.
  • El shakuhachi es un instrumento de viento que se origina a partir de una caña de bambú. Se toca en una posición vertical, y cuenta con cinco agujeros, cuatro delante y uno detrás. Tradicionalmente lo tocaban los monjes zen para su meditación.
  • El shamisen tiene tres cuerdas y un cuerpo vacío recubierto de piel animal. Se toca mediante una púa.
  • El taiko es una especie de tambor. Los hay de diferentes tamaños.
  • El sanshin es similar al shamisen. Se toda con las uñas o una púa, tiene un sonido más suave y cálido. Es tradicional acompañar los sonidos del sanshin con voz.

Fuentes imágenes: Taringa!  /   MeditaciónMercado Libre Argentina

Te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *