Entrevista a Eric Romher – La inglesa y el duque

Dice que ha esperado mucho tiempo para hacer la película, que era muy complicado, muy caro. ¿Quiere eso decir algo acerca del rechazo a los decorados naturales, en el cual los decorados de estudio eran la condición de la película?

La incrustación existía ya sobre celuloide, pero era muy cara. El proceso consiste en filmar sobre un fondo de color que no aparece en la película. Un azul o un verde horribles. No se trata de una tela al fondo. Lo que me interesaba de esta técnica, es que podemos entrar en el decorado, que haya vistas en perspectiva, que podamos pasar por las entradas, que veamos a la gente en las ventanas. Lo que no estaba hecho por completo en esta época, era el kinescopaje, que consiste en arrastrar sobre la película el video suprimiendo todas las líneas. Ahora, pasamos directamente del video a la película sin el intermediario de una proyección.

Hay algo muy fuerte en la película, es la reconstrucción de sensaciones. Especialmente en la escena donde las dos mujeres ven la ejecución del rey en la Plaza de la Concordia, desde lo alto del Meudon. Piensa que realmente podemos ver y oír la muerte de Louis XVI desde el lugar en el que ellas están?

Partí del libro, donde ella dice: Meudon está situado sobre una altura, he subido a ella. El cielo, parecía participar del duelo. Otras personas lo decían también, era un día particularmente siniestro. Dice: con un prismático, habríamos podido ver la plaza Louis XV. Actualmente, de Meudon, no vemos nada porque hay edificios. De la plaza de Louis XV, es decir, de la plaza de la Concordia, tampoco vemos nada. La distancia es de 7 kms. a vuelo de pájaro. Siempre me han gustado la cosas precisas. Vemos, efectivamente, desde la terraza del castillo de Meudon, donde he situado la escena, la cúpula de los Inválidos, Notre-Dame, el Panteón, y sobre todo actualmente la Torre Eiffel. ¿Podemos ver si hay un mundo o no? Quizá. En todo caso, ella dice: «Veo azul y rojo». Es muy vago. ¿Podemos escuchar algo? Si hubiera un viento del norte, los sonidos podrían llegar de forma un poco más nítida. Los sonidos que nos llegan no son necesariamente los de la Concordia. Puede ser una especie de cadena: el pueblo escuchando los cañonazos, puede empezar a gritar. Por eso no es completamente increíble. (…)

Declaraciones recogidas por Stéphane Bouquet, Patrice Blouin, Charles Tesson

Cahiers du cinéma, julio-agosto, 2001

Para poder leer el reportaje completo, el sitio es éste, donde el desarrollo del arte pictórico de el increíble Eric Rohmer termina de cobrar sentido. Para los verdaderos cinéfilos, y amantes del arte en todos sus planos, les recomiendo leer el artículo completo.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.