Entrevista a Clint Eastwood por el estreno de Gran Torino

large_eastwd

La periodista del diario inglés The Guardian, Emma Brokes, realizó una entrevista al gran director norteamericano, Clint Eastwood, que aquí reproduce Clarín, en la traducción de Elisa Carnelli.

Con su eterna impronta de típico héroe norteamericano, Eastwood se animó en el último tramo de su extensa carrera a estar detrás de las cámaras y dirigir sus propias películas. Con el asfixiante drama Río Místico, Eastwood logró un reconocmiento inmediato y gran parte del público y de la crítica lo descubrió como cineasta.

Muy cerca de cumplir los 80 años, el actor y director se despachó con Gran Torino, que marca su despedida como actor, y en la que interpreta a un viejo hostil, viudo y muy poco sociable, que carga con varios de los prejuicios racistas que existen dentro de la sociedad estadounidense.

A lo largo de la nota, Eastwood y la periodista repasan el signficado de hacer una película como Gran Torino, de su personaje, de su próxima obra, The Human Factor (una biopic sobre Nelson Mandela, protagonizada por Morgan Freeman),

La nota, a continuación:

¿Quiso hacer el papel de Walt desde un principio?
Sí, me gustaban los dilemas que tenía que resolver. Me gustaba el mensaje del antiguo Estados Unidos que quizá esté obsoleto. Walt quizá esté obsoleto -se ríe bajito-. Pero aprende cosas nuevas. Y eso es lo que le da interés a la película. Tomás a un tipo que es muy obcecado en sus opiniones, que insulta la igualdad de oportunidades, y lo ponés junto a personas con las que es terriblemente hostil. Y, de repente, se mira al espejo y dice: ‘Tengo más en común con estas personas que con mi consentida y desagradable familia’. Se da cuenta de que a esa gente le gusta estar con él, aun cuando no sea una persona particularmente simpática.
¿Le preocupaba encontrar el tono justo?
No estaba preocupado por nada. Cuando llegás a mi edad, ¿qué te pueden hacer? Tuve tres películas nominadas de las últimas cinco que hice. Simplemente hago la película lo mejor que puedo. Lo demás es política y pavonearse. No soy bueno para eso. Creo que nuestro mensaje fue tan bueno como cualquier otro de este año. Así son las cosas.
¿Su vanidad no sufre cuando se ve en la pantalla?
Es demasiado tarde para la vanidad. Ochenta es sólo un número. Muchos son viejos a los 40 años. Si tuviera 30, diría: ‘Eh, ese no es un buen ángulo’. Pero ahora no hay buenos ángulos. Así que lo aceptás y seguís adelante.

Me pregunto si Morgan lo ve como papá canchero o como un padre que la avergüenza. Eastwood parece sorprendido ante este planteo. “Creo que me considera un padre canchero. Nos llevamos muy bien. También tengo una hija adolescente. Creo que piensan que soy un buen padre. No soy totalmente objetivo. No creo que me vean como un tipo que debería ser su abuelo. Antes hacía bromas al respecto: decía que mis hijos no me daban nietos y entonces tuve que tener mis propios nietos”.

Es de imaginar que ser hijo varón de Clint Eastwood debe crear ciertos problemas, así como ser hija de algún ícono de la femineidad podría creárselos a una hija. Le pregunto si a sus hijos la relación con él les costó más que a sus hijas. “Quizá. Quizá no. No creo que necesariamente tengan que terminar conflictuados. Los padres deben inculcarles la lógica de la vida. No todo el mundo se convierte en una figura conocida. Eso tiene ventajas y desventajas. No hay que darle más importancia de la que tiene. Uno nunca tiene el control total. Pero tiene que aspirar a fijar la agenda, y el destino hará el resto”.

Para leer la entrevista completa, click acá

Fuente: Clarín

Te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *