Desde el BAFICI, crítica a "Chocolate"

Ya les hemos presentado aquí el trailer y la historia de éste film oriental, cuya particularidad, o punto por el cual se destaca, es para aplaudir de pie y con una inmensa sonrisa (entre incrédula y maravillada) a causa de lo visto.

En “Chocolate“, la joven protagonista, Zen, interpretada por Yasnin Vismistananda, posee una destreza física realmente envidiable. Acostumbrados estamos, al ver películas de éste género, a que los golpes, las caídas, y los bailes al buen estilo de Street Fighter, se generen más por medio de los cortes de montaje que por la propia calidad y realidad de las luchas. Ahora, esta película, que no sólo se sale de la unicidad de un género, sino mismo juega en una hibridación más que interesante, nos propone escenas de lucha captadas casi en su totalidad por planos secuencia. Por ende, es posible ver, sin corte alguno, cómo ella vuela, salta, se para, pega, a la vez que, literalmente, le rompe la cabeza a alguno, para recobrar su postura y entereza inicial con una calidad y calidez que realmente le hacen chorrear algún lagrimón a uno.

Sin ánimo de arruinarle el final del film a nadie, uno de los últimos planos secuencia, donde se capta la caída de “uno de los malos”, desde un segundo piso de un edificio, hasta el suelo, y chocando con carteles luminosos entre medio,  me dejó más que asombrada. ¡Porque el hombre realmente calló! Y siendo éstos los elementos que motivaron al jurado del Festival a que Pinkaew, el director, figurara tanto con su película, como con su presencia física, es que también se optó por proyectar, al tiempo que los títulos pasaban, todo el detrás de escena, en donde podía verse con claridad cómo es que se realizaron las escenas de lucha, y cómo realmente muchos salieron con lastimaduras más importantes de las esperadas.

Lo que sí me desilucionó un poco fue la ausencia de Pinkaew en la proyección, ya que estaba prometida desde hacía algunos días, pero por causas de un destino más poderoso que cualquier festival, tuvo que ausentarse. Los encargados de presentar el film se disculparon por lo ocurrido, y explicaro que hay cosas que verdaderamente los exceden, y la verdad es que estuvieron muy bien.

Ahora, y para concluir, debo decir que la historia es un bello híbrido de cosas, muy sin salirse de la fórmula de cine de karatekas. Con elementos de amor profundo, de venganza, y luchas envidiables, la trama no deja mucho al asombro, ni se sale mucho de lo esperado. Creo que lo que suma del film son los recursos dramáticos que emplea para narrarse, así como la veracidad en las luchas, que tan poco acostumbrados estamos a ver. Fuera de ello, no deja de ser sólo un film.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.