‘Desafío total’, nueva decepción en los remakes americanos

Colin Farrell en una escena de 'Desafío total'.

Colin Farrell en una escena de la nueva versión de 'Desafío total'.

Douglas Quaid acude a la empresa Rekall para un viaje mental con el que poder escapar durante unos instantes de su frustrante vida; el recuerdo real de una vida como espía puede ser exactamente lo que necesita. Cuando el procedimiento al que es sometido fracasa, Quaid se convierte en el hombre más buscado. Obligado a escapar de la policía –controlada por el canciller Cohaagen– Quaid no puede confiar en nadie salvo, posiblemente, en un miembro de los rebeldes que trabaja para el jefe de la resistencia. La línea entre la fantasía y la realidad se desdibuja y el destino de su mundo pende de un hilo cuando Quaid descubre su verdadera identidad, su verdadero amor y su verdadero destino.

Esta es la sinopsis de la nueva versión de ‘Desafío total’, cuya primera entrega protagonizaron Arnold Schwarzenegger y Sharon Stone, siendo unos de los títulos más recordados y taquilleros de los 90. Mientras que Schwarzenegger y Stone convirtieron su versión en una de las películas de ciencia ficción de las que hacen historia, los actuales protagonistas, Colin Farrell y Kate Beckinsale, poco pueden hacer para llevar con dignidad el pésimo guión que Kurt Wimmer ha preparado.

‘Desafío total’ supone una constatación más de la poca imaginación que últimamente reina en Hollywood donde cada vez son más los directores que faltos de nuevas ideas se dedican a filmar remakes de viejos éxitos y como suele ocurrir en la mayoría de los casos ‘Desafío total’ incurre también en la decepción si la comparamos con la película original.

Frente al original guión de la versión de 1990, nos encontramos con un guión que intenta imitar sin gracia a aquel donde algunos personajes han desaparecido se han agregado otros y lo más ridículo, incluso algunos se han fusionado. Lo peor no son los cambios que el guión ha hecho con los personajes, sino que el resultado final, nos presenta a unos personajes planos, con los que poco han podido hacer algunos buenos actores y actrices del elenco. Es el caso del recientemente embajador de los Juegos Olímpicos, Colin Farrell, que pese a su extensa carrera poco a podido hacer para defender semejante papel. Para colmo de los males los efectos especiales que sí son buenos, se suceden de tal manera que no tienen sentido y descolocan al espectador.

Más información – Colin Farrell embajador de los Juegos Olímpicos Especiales

Fuente – labutaca.net


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.