Crítica de Terminator Salvation, de McG

terminator-salvation-christian-bale

Terminator Salvation es la primera película de toda la saga Terminator en no contar con Arnold Schwarzenegger (hace un mínimo cameo), así también como la primera que transcurre en ese futuro postapocalíptico dominado por Skynet, que no solo abre el abanico para una nueva etapa sino también para reemplazar todo el elenco.

En este sentido, Terminator Salvation debe leerse (y verse, por supuesto) como un reinicio de toda la francquicia, separada de las tres anteriores (aunque no del todo de la tercera entrega). En la cinta dirigida por el taquillero McG, el mundo se encuentra totalmente arrasado por las detonaciones nucleares que provocó Skynet, y la resistencia, no del todo diezmada y aún con algunos recursos nada despreciables, continúa presentando batalla en todos los frentes. Por su parte, la cibernética Skynet cuenta con naves, motos, anguilas eléctricas, robots gigantes y, obviamente, los Terminators que deambulan por la ciudad destruida cazando humanos. El gancho de la película es que Skynet a empezado a capturar humanos, con fines experimentales y no del todo claros.

Con este planteo, la película es un claro festival de efectos especiales, varios muy logrados, pero que se queda en eso. La historia posee numerosos guiños a las Terminators dirigidas por James Cameron: desde el infaltable Terminator bueno contra Terminator malo, hasta la necesidad de proteger a la familia Connor, pasando por escenarios que se repiten, como la escena final, que sucede en una refinería, tal como pasaba en Terminator 2.

Y es que más allá de las buenas intenciones de McG, el guión y la historia es pobre. El hilo conductor no lográ convencer ni atrapar, y las múltiples historias que se cuentan alrededor no parecen ir a ningún lado. En cuanto a las actuaciones, la mera presencia de Christian Bale me entusiasmaba, pero cuando uno ve Terminator Salvation se da cuenta que el Bale de The Dark Knight está a años luz de su trabajo en esta película. El resto del reparto lo completan una serie de actores que nunca sintonizan ni con el público ni con la historia. El único que sube el nivel actoral es Sam Worthington, un sorprendido sobreviviente que despierta en medio de la guerra contra las máquinas.

Podría decirse muchísimo más sobre Terminator Salvation (escenas sobreactuadas, diálogos artificiales e inverosímiles) pero estoy seguro que la cinta romperá las taquillas en los cines, y dará pie para que esta tetralogía (sí, se vienen 3 más) siga su curso hacia el éxito comercial, sin aportar más que dinero.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.