Crítica a Imago Mortis, Mortis de película insulsa

La película Imago Mortis, coproducción entre España, Italia e Irlanda, se estrenó hace varios meses en nuestros país consiguiendo en su primer fin de semana una taquilla aceptable para luego caer en picado su recaudación y, una vez vista esta película en primera persona, ya entiendo por qué.

Imago Mortis nos presenta una historia tópica de suspense localizada en una escuela de cine donde a un alumno (Alberto Amarilla) se le empieza a aparecer un fantasma. Éste, en sus apariciones, le da las claves necesarias para encontrar en una cueva una caja cerrada con un raro instrumental llamado tanatoscopio. Como la propia directora del centro (Geraldine Chaplin) le cuenta a él y a su novia (Oona Chaplin) éste se usó para sacar, como en una fotografía, la última imagen de la retina que retenían los fallecidos.

Sin embargo, la película después de la presentación de los personajes y de la historia se pierde en una maraña de situaciones y, como colofón, tiene un final que no hay por dónde cogerlo porque la película termina sin explicar nada, ni por qué se suceden los asesinatos, ATENCIÓN SPOILERS, ni por qué los profesores  están tan interesados en este aparato. FIN DE SPOILERS.

Además, como la película se rodó en inglés para facilitar su venta al resto de países, hay que destacar que el doblaje que han hecho al español es pésimo, sobre todo, el del protagonista.

Sencillamente, no perdáis el tiempo.


Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.