Cine y educación: 'Semilla de maldad'

Escena de la película 'Semilla de maldad'.

Escena de la mítica película ‘Semilla de maldad’.

Hoy hablamos de otra película mítica que aborda el tema de la educación, se trata de un clásico del cine, «Semilla de maldad», un film de 1955. Y con él, tuve la oportunidad de ver de nuevo a Sidney Poitier, esta vez haciendo de alumno y no de maestro como en «Rebelión en las aulas«, de la que hablamos hace unos días.

Pero si Poitier interpreta a un personaje importante en la cinta, no debo olvidar al verdadero protagonista, Glenn Ford, que interpreta a Richard Dadier, un ex militar que llega a un colegio de indisciplinados. A ambos, Poitier y Ford, les acompañan en el reparto Anne Frances y Vic Morrow, entre otros.

El guión, de Evan Hunter, nos presenta a Richard Dadier (Glenn Ford), un ex militar que obtiene un empleo como profesor en un colegio público fuera de control, en el que los jóvenes son indisciplinados, inmorales y dominados por un potencial delincuente juvenil, Artie West (Vic Morrow). El profesor busca el modo de comprender y acercarse a los jóvenes para reinsertarlos en en sistema educativo. Cuando comienza a recibir amenazas telefónicas, sospecha de Gregory W. Miller, (Sidney Poitier) un estudiante afroamericano. Luego descubre que sus sospechas eran infundadas.

‘Semilla de maldad’, que recibió cuatro nominaciones a los Oscar (dirección, fotografía b/n, edición y guión adaptado), nos regala en su guión diversas frases dignas de análisis:

  • ¿Qué objeto tiene enseñar si a los chicos no les importa que se les eduque?
  • ¿Cómo hacer callar a una clase de animales salvajes?
  • Si he de enseñar a leones tendría que hacerlo con un látigo.
  • Trataré de entrar de nuevo en aquella selva…
  • No me quedan derechos como profesor, pero ¿no me quedan como ser humano?
  • Estamos a distintos lados de la valla.
  • Si se va de este colegio también se irá de otros.
  • Los chicos también son personas.
  • Sólo necesitas paciencia, comprensión y amor para llegar a sus corazones.
  • Todos aprendemos algo en el colegio, incluso los que enseñan.

Compartidas las frases, sobre las que no voy a profundizar porque creo que cada uno puede sacar sus propias conclusiones, deciros simplemente que me ha parecido una película estupenda, germen de esa «Rebelión en las aulas», en la que de alguna manera no sólo Glenn Ford nos enseña, sino también Poitier (esta vez como alumno).

Si os animáis a ver este film, no dudéis que sufriréis con Richard Dadier, viendo como en todo momento los alumnos le ponen contra las cuerdas, tanto que llegan a hacerle desesperar y querer tirar la toalla. La violencia no sólo la sufre en el aula, sino que le dan una paliza, inventan calumnias contra él ante la dirección del colegio, le mandan cartas con amenazas a su mujer, y en la escena final, la de la imagen, bueno… No lo voy a contar todo. En definitiva, una cinta en la que sí me ha parecido ver una temática actual, y unos jóvenes, esta vez sí, que son muy comparables con los casos más marginales de la actualidad.

La película también refleja fielmente otro dato que sigue dándose, y es la indiferencia de parte del profesorado, la escuela del «dejar hacer» y no involucrarse en el cambio. La de un profesorado que está aburrido de buscar esa motivación que le falta al alumnado. Os la recomiendo, porque es una clara invitación a la reflexión, dejándonos ver esa parte de culpa del alumno y también la del profesor.

Más información – Cine y educación: ‘Rebelión en las aulas’

Fuente – Los dinosaurios también tienen blog


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.