Cine y educación: 'Los cuatrocientos golpes'

François Truffaut en el rodaje de 'Los cuatrocientos golpes'.

François Truffaut en el rodaje de la mítica ‘Los cuatrocientos golpes’.

Nueva aportación al ciclo ‘Cine y educación’, en la que analizamos hoy la mítica película francesa de François Truffaut ‘Los cuatrocientos golpes’. La película, de 1959, contó en su reparto con: Jean-Pierre Léaud, Claire Maurier, Albert Rémy, Guy Decomble y Georges Flamant, entre otros, y fue premiada en Cannes al Mejor director.

La sinopsis de ‘Los cuatrocientos golpes’ nos sitúa en la vida de Antoine Doinel, un niño de 12 años, que convive con los problemas conyugales que sus padres no se atreven a afrontar y las exigencias de un severo profesor. Por temor a su maestro, ya que no ha cumplido un castigo que éste le había impuesto, decide hacer novillos junto a su amigo René. Inesperadamente ve a su madre en compañía de otro hombre; la culpa y el miedo le llevan a una sucesión de mentiras y riñas que poco a poco van calando en su ánimo. Junto a René sueña con conocer el mar y trazan un plan para conseguirlo.

 “Los cuatrocientos golpes” de Truffaut es una de esas películas que te dejan una sensación un poco extraña: asistimos a una película dura, triste, entrañable, amarga y sin embargo no consigue emocionarte, al contrario que otra película similar, pero muy posterior, “Los chicos del coro” (magnífica), que también trata sobre niños problemáticos. Bien es cierto que las desventuras del protagonista son dignas de un folletín telenovelesco, pero están contadas sin sentimentalismo, ni artificios de ningún tipo, una forma de narración que no se da en el cine contemporáneo.

La película trata sobre Antoine, un muchacho parisino de familia de clase media-baja que vive en un piso minúsculo junto a sus padres en los años cincuenta. Nos relata la transformación que va sufriendo en la dura etapa del paso de la infancia a la adolescencia, narrada de forma muy sobria. Cuenta con una gran actuación del niño protagonista, bien secundado por el resto de actores. Describe y a la vez critica cómo era el sistema educativo de la época, en el que imperaba la mano dura, y cómo éste influye, más bien negativamente, en la formación personal del protagonista. Nos presenta a sus padres como unos sujetos egoístas e irresponsables que no sienten cariño por su hijo: él no es su verdadero padre y la madre reconoce que lo tuvo sin desearlo. Todas estas circunstancias son un caldo de cultivo para que el pequeño reaccione de forma previsible.

Finalmente sólo añadir que ‘Los cuatrocientos golpes’ cuenta con una temática atemporal, trata sobre el principal problema que puede tener un niño del primer mundo en su infancia, la falta de cariño y de atención. Una circunstancia que también se da en la actualidad en gran medida, pero con la diferencia de que antes se les castigaba y ahora se les compran consolas, ordenadores y artilugios de todo tipo para que se distraigan y no nos “molesten”, olvidando que la educación de nuestros hijos la han de recibir directamente de sus progenitores, pues somos sus modelos a seguir.

Más información – Cine y educación: Esta es mi tierra

Fuente – Los dinosaurios también tienen blog


Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.