Cine y educación: 'Cielo de octubre'

Jake Gyllenhaal y Laura Dern en 'Cielo de octubre' de Joe Johnston.

Un joven Jake Gyllenhaal y Laura Dern en ‘Cielo de octubre’ de Joe Johnston.

Continuamos hoy hablando de otra película relacionada con la educación y le llega el turno a “Cielo de octubre”, una película que pese a no ser puramente educativa, transmite muchos valores e ideas que merece la pena comentar. La película, de 1999, fue dirigida por Joe Johnston y el guión corrió de la mano de Lewis Colick que se basó en la autobiografía de Homer Hickam. En el reparto, un joven Jake Gyllenhaal, Laura Dern, Chris Cooper, Natalie Canerday, Chad Lindberg, Chris Owen, William Lee Scott, Frank Schuler, Courtney Fendley, Kailie Hollister y Rick Forrester, entre otros.

La sinopsis de ‘Cielo de octubre’ nos lleva a 1957 en la pequeña ciudad minera de Coalwood, donde Homer Hickam sabe, como todos los chicos, que de mayores terminarán trabajando en las minas de carbón. Como no tiene el talento de su hermano para el fútbol americano, Homer intuye que no escapará de este estilo de vida. Pero el satélite soviético Sputnik atraviesa el cielo de octubre y todo cambiará. Homer decide fabricar un cohete junto con sus amigos y, a pesar de los fracasos iniciales logrará convencer a todos de que incluso en Coalwood se puede soñar con las estrellas.

Lo que más me fascina de ‘Cielo de octubre’ es que el hecho de que todos los chicos del pueblo estuvieran predestinados a acabar en la mina, era de alguna forma saber que debían renunciar a sus sueños, y nuestro protagonista (Jake Gyllenhaal) tras ver al satélite Sputnik sabe que tiene un sueño y que quiere luchar por él.

En su lucha, de la que no hablaré mucho por no destripar la película, cuenta con la inestimable ayuda de sus amigos, de algunos vecinos, etc. Pero a mí, me llama la atención la ayuda de su profesora (Laura Dern), que sabe qué decir y qué hacer en cada momento de la película para dar a Hickam el impulso que necesita. Es una de esas profesoras que alguna vez hemos tenido la suerte de encontrar, que te demuestran que los obstáculos que parecen insalvables, son sólo la primera prueba para luchar por tus sueños, y que si no se pierde la esperanza se pueden lograr.

El mensaje que queda es que lo que mueve el mundo son precisamente los sueños, las metas y las ilusiones que tenemos, y sólo con perseverancia se pueden alcanzar. Por ello creo que es una película ideal para proyectar a jóvenes de todas las edades. Sobretodo en esta época, en la que muchos jóvenes no valoran la perseverancia en sus ideales, la dureza del trabajo o el afán de superación. El hecho de que la película esté basada en hechos reales hace que la historia te cale más, porque todos tenemos sueños, y a todos nos parecen imposibles, pero paso a paso, podemos llegar.

No puedo acabar el artículo sin hacer mención de la fantástica música que del film compuesta por el archiconocido Mark Ishman, que como ya sabéis a tantas otras buenas películas ha puesto música.

Más información – Ya hay director para The Wolfman, Joe Johnston

Fuente – Los dinosaurios también tienen blog


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.