Audrey Hepburn, la más linda

hepburn1

Luego de una muy divertida votación entre figuras reconocidas del mundo de Hollywood, y de espectadores fanáticos, a fin de hallar a la mujer más bella dentro de la historia del cine, se ha determinado, por elección unánime, que es Audrey Hepburn la más bella.

Ésta elección se ha justificado por ser considerada, la señorita Hepburn, la más bella “en su cuerpo y en sus ojos almendrados“, mientras que Angelina Jolie, otra de las candidatas al primer puesto, cuenta con mucha popularidad entre el público más joven. Y se respaldó la coronación con una frase de la directora de Salud y Belleza de la revista Vogue, Nicola Moulton, quien dice que “por definición, una belleza cinematográfica debe ser espectacular en movimiento y no sólo en fotografías”. Y es que se considera que Audrey tenía, y aun tiene, una belleza atemporal.

En tercer lugar salió elegida Grace kelly, la musa de Alfred Hitchcock en los ´50, protagonizando films como “La Ventana Indiscreta” o “Crimen Perfecto”. Y se destacaron, después de Kelly, las bellezas de Marilyn Monroe y Sophia Loren como otras de las grandes inolvidables.

hepburn2

Dentro del listado de las diez más bellas, llama la atención encontrar a sólo tres portadoras de rubias cabelleras, Grace Kelly, Marilyn Monroe y Brigitte Bardot. Los siete puestos que completan los primeros diez son todas de castañas mechas. Completan, igualmente el extenso listado, y por orden, Catherine Zeta-Jones, Elizabeth Taylor, Keira Nightley, Halle Berry, Brigitte bardot, Julia Roberts, Vivien Leigh, Nicole Kidman, Cameron Diaz, Doris Day, Scarlett Johanssos, Charlize Theron, Jennifer Aniston, Michelle Pfeiffer y Liv Tyler.

La ganadora en la votación, protagonista de films como Sabrina, en 1954, o Desayuno con Diamantes en 1961, y ganadora de un Oscar por el flm Vacaciones en Roma, en 1953, marcó tendencia en diversos planos. Ya desde su cabellera, o su atuendo, o mismo desde sus interpretaciones, se ha convertido en un ícono de la belleza, la elegancia, el buen gusto y la simpatía. Creo que nadie podría oponerse a ésta coronación.

Te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *