“A cambio de nada”, el poder de la amistad

A cambio de nada es una de esas películas que te dejan buenas sensaciones, más allá de haber pasado un rato de entretenimiento. No te hacen reflexionar tanto y si que te obligan a pensar en ella.

Darío, un chico de dieciséis años, disfruta de la vida con Luismi, su vecino y amigo del alma. Mantienen una amistad incondicional, se conocen desde niños y juntos han descubierto todo lo que saben de la vida. Tras la separación de sus padres, Darío huye de casa y empieza a trabajar en el taller de Caralimpia, un viejo delincuente con aires de triunfador, que le enseña el oficio y los beneficios de la vida. Darío conoce además a Antonia, una anciana que recoge muebles abandonados con su motocarrro. A su lado descubre otra forma de ver la vida. Luismi, Caralimpia y Antonia se convierten en su nueva familia durante un verano que les cambiará la vida.

El poder de la amistad, de dar a cambio de nada. Es un concepto que se plasma durante toda la película. La fidelidad de un niño. Porque no olvidemos que Darío (Miguel Herrán) en realidad es un niño que está muy asustado. Que escapa de un mundo que se desmorona, su mundo. Y para ello se escapa con lo puesto, su integridad y lo poco que puede salvar; la amistad.

Y también hay unos personajes que le acompañan en esa aventura. El primero es su amigo Luismi, un compañero con el que hace de todo. También  está Antonia, una mujer mayor (abuela del director, Daniel Guzmán) que resulta entrañable. Y Caralimpia, que ofrece en realidad una amistad que enseña la cara más oscura de esta.

De las mejores cosas en el guión es ese tono con el que se tratan temas que en realidad son muy escabrosos. Una vida de mierda a la que se le puede sacar mucho jugo. Porque todos hemos sido esos adolescentes . Y todos nos metemos en la piel de ellos y vivimos lo bueno de ellos, pese a todo lo trágico que les pasa. Por eso me encanta esa manera en la que el guión nos ha mostrado lo más crudo de una manera muy acertada y con mucho tacto.

A cambio de nada muestra desde la esencia de su elaboración un mensaje universal. Una historia pura que nos ha sido entregada a cambio de nada.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.